¡Hola tizadict@s!

Hace unas semanas os dejábamos por aquí un par de blogs: uno sobre Cómo preparar la terraza para el buen tiempo dónde os contaba como limpiar cada superficie y además algunos trabajos realizados por vosotras en muebles de jardín, y otra entrada con Ideas para decorar la terraza en cuanto a iluminación o complementos en función del espacio o necesidad que tengamos.

Bien pues hoy os traigo por aquí un super cambio que le he hecho a unas sillas de jardín que ya necesitaban una manita de pintura.

¿Qué materiales hemos utilizado?

Paso a paso

Limpiaremos toda la superficie de la silla con Superclean. En este tipo de materiales el Superclean es «mano de santo» porque suele ser el típico lugar con humedad y hongos provocados por la misma. Podemos aplicarlo una vez diluido en agua con un pulverizador si la suciedad está bastante incrustada o si no directamente con una bayeta.

En este caso nos hemos encontrado con que la superficie estaba un poco dañada y con desperfectos por lo que hemos metido la mano en nuestro Botiquín De Tiza y hemos cogido nuestra Masilla lista al uso para igualar esas partes.

Lo primero que haremos será pasar un poco la lija por si hay trozos astillados o rotos y recordad retirar el polvillo generado con la lija.

Ahora aplicaremos la masilla con la ayuda de una espátula y dejaremos secar unas 4 horitas.

Una vez seca la masilla, pasaremos una lija fina para igualar la superficie de nuevo.

Cómo la madera estaba muy deshidratada no hemos utilizado Primer. En esos casos la pintura se adhiere perfectamente sin imprimación pero podéis dársela sin problema para una adherencia extra. Cuando haya restos de aceite o barniz sí que tenéis que aplicar el Primer obligatoriamente antes de pintar.

El color elegido para hoy ha sido el Albahaca de nuestra gama Essential y en acabado satinado porque al ser sillas de exterior tiene una mayor resistencia. Mezclaremos la pintura en la cubeta con un chorrito de agua hasta que caiga un hilo de pintura constante y fino como os muestro en la foto:

Dejaremos secar la primera mano de pintura unas 6 horas y le daremos una segunda.

Este sería el resultado de nuestra silla pintada:

Pero ya sabéis que nos gusta darle un toque personal a todo y le hemos dado con pátina negra para que guarde ese aspecto envejecido.

Nos preguntáis que brocha utilizar para dar la pátina y la respuesta es que cualquiera va bien, nosotras hemos utilizado la misma que para pintar la silla pero podéis utilizar cualquiera e incluso cuanto más usada esté mejor.

Cuando la pátina está aún fresca, le pasamos una lija fina para integrarla bien la veta de la madera y que nos quede una pieza con carácter propio, especial y sobretodo muy personal.

Y…¡tachán! Aquí el resultado:

¿Qué os parece lo natural que queda?

¡Qué ganas de «reestrenarlas» ya con una barbacoa y amigos!

Tizadict@s, estamos a tope de power preparando contenido con los nuevos productos que os traemos así que estad atentas y atentos porque la recta final de la primavera trae muchas cositas nuevas en De Tiza.

Gracias por leernos un miércoles más y no dudéis en preguntarnos todo lo que necesitéis.

¡Feliz semana!

Gema