¡Hola tizadict@s!

Última semana de mayo y cuenta atrás para el verano aunque por aquí ya lo tenemos instalado desde principios de mes prácticamente.

El miércoles pasado os enseñamos cómo utilizábamos la Masilla lista al uso para reparar los desperfectos de la silla de exterior de madera que pintamos. Si no habéis visto esa entrada de blog aquí podéis encontrarla y ver lo bonita que la dejamos en color Albahaca.

En el blog de esta semana seguimos presentando nuevos productos que se incorporan a la familia De Tiza y que están pensados para haceros la vida un poquito mas fácil por estos mundos de la pintura y la decoración.

Bien, pues que levante la mano quienes estáis un poquito hasta el gorro de este famoso gotelé que se llevaba unos cuantos años atrás en la decoración de paredes…

🙋🏽‍♀️🙋🏽‍♂️🙋🏽‍♀️🙋🏽‍♂️🙋🏽‍♀️🙋🏽‍♂️

Seguro que much@s y por ello hoy os presentamos una nueva masilla con la que vais a flipar igual que lo hemos hecho nosotras.

Se trata de una Masilla de reparación que en este caso hemos utilizado para «quitar» ese gotelé de las paredes pero que nos sirve también para reparar otras imperfecciones o aquellas que estén en mal estado. Dejando un acabado liso y fino.

Con ayuda de esta masilla lo que hacemos es crear como una fina capa que iguala toda la superficie que estaba de gotelé, quedando así como os decía con un acabado liso. Yo lo he hecho en una de las paredes de nuestras nuevas instalaciones.

No os voy a engañar, no se trata de ningún milagro divino y tiene su trabajo, pero la masilla en sí es bastante fácil de aplicar y de lijar lo que nos va a ayudar bastante en esta tarea.

¿Qué materiales necesito?

Pasos a seguir

Lo primero qué haremos será aplicar la masilla por toda la superficie con el rodillo negro. Es una de nuestras nuevas herramientas especial para aplicar esta masilla, lo tenemos de 11 y 22cm. Esto como todo es cuestión de gustos y la diferencia está en la superficie que abarcaremos al pintar con una medida u otra.

Como veis esta masilla también viene ya lista para ser usada sin necesidad de mezclar con agua o con ningún otro producto.

Aplicarla con el rodillo nos permitirá hacerlo de una manera más fácil y uniforme que con una llana o espátula porque con el rodillo se quedará una capa más gruesa y así tapará mejor todo el gotelé en sí.

En cuanto a la forma de aplicación es igual que si fuésemos a pintar una pared con la diferencia que la masilla es más espesa que la pintura.

Una vez tengamos toda la masilla aplicada, con la espátula o llana daremos una pasada para dejarla aún mas lisa y extendida.

En aquellas zonas en las que el rodillo no haya cargado toda la superficie de masilla por igual, cogeremos un poco de producto con la espátula y lo aplicaremos directamente igualando con el resto de superficie.

Estando aún la masilla húmeda, pasaremos una lija fina para quitar así los desperfectos que hayan podido quedar. Recordad que hay que quitar el polvillo siempre después de lijar.

Esperaremos unas 7-8 horas a que seque la primera mano y le daremos una segunda capa de masilla finita con espátula esta vez directamente.

Pasaremos de nuevo con la lija para quitar las imperfecciones y ya dejaremos secar.

Y aquí tenéis el resultado. A la izquierda la parte reparada con la masilla y a la derecha la parte aún en gotelé.

Ahora esperaremos otras 7-8 horas a que se seque completamente y empezaremos a pintar con nuestra pintura de pared Matte Wall.

Un consejo que os doy para este proyecto es que lo mejor es hacerlo por partes. Yo no haría una pared entera del tirón porque tiene un trabajo y seguramente que no se te va a quedar igual por donde empieces que por donde acabes por lo que como yo he hecho, dividid la pared en 4 o 6 secciones e id una por una repitiendo el proceso.

Hace unas semanas lazamos un nuevo color: el verde Imperial MbVintage. Este verde es un color super elegante que podemos utilizar en cualquiera de nuestras líneas tanto para muebles, azulejos o paredes como en este caso.

Bien pues daremos una primera mano de pintura.

Tengo que deciros que al pintar nos saldrán algunas imperfecciones por eso con una espátula iremos extendiendo un poco de masilla sobre esas zonas y cubriendo los imperfectos.

Dejaremos secar de nuevo y lijaremos para alisar lo emplastado, limpiando el polvillo sobrante.

Ahora daremos una segunda mano de pintura.

Otro consejo que os doy es que cuando pintéis en color es que antes de darle esa segunda capa de pintura, en las zonas donde hemos reparcheado con masilla, hagamos lo mismo y cubramos los emplastes con pintura, dejemos secar un poquito y ya si que le demos a toda la superficie esa segunda mano. Eso nos evitará tener que darle una tercera capa.

Cuando pintamos en blanco al ser la masilla blanca no se suele notar y por lo tanto no hace falta hacerlo.

Y…¡tachán! nadie diría que ahí hay gotelé debajo, ¿verdad?

Decidme, ¿qué os parece esta nueva masilla? 

Preguntadnos todo lo que necesitéis. Iremos haciendo más trabajos con ella poco a poco.

Que paséis una bonita semana tizadict@s.

Gracias,

Gema