¡Buenos días tizadict@s!

¿Cómo van las vacaciones?

Hoy os traemos un blog super especial en colaboración con Alberto de @albermaker dónde nos enseña cómo hacer efecto piedra pulida en una mesa con nuestra masilla de texturas. Podéis hacerlo en cualquier mesa que tengáis por casa o, como en este caso, fabricarla desde cero.

Os dejo con él porque… ¡Vais a flipar con el resultado!

¿Qué materiales he utilizado?

Si queréis hacer la mesa desde cero como yo, necesitaréis:

  • Tablero de madera.
  • Vigas de madera.
  • Sierra de calar.
  • Serrucho o sierra de sable.
  • Atornillador.
  • Tornillos de 4×80.
  • Cola de carpintería.
  • Espátula de plástico para extender la cola.

Pasos a seguir.

1.- Fabricamos la mesa.

Para empezar a crear la mesa y que tuviera más grosor uní dos tableros de madera de 2 cm de grosor. Apliqué cola de carpintero y extendí por toda la superficie.

Tras 24h de secado marqué la forma que deseaba para cortarlo con la sierra de calar.

**Consejo: dejad elementos pesados encima del tablero para que haga presión y peguen bien entre sí.

Las patas las hice a partir de una viga de madera y las corte con la sierra de sable pero podéis hacerlo con algún retal de madera del mismo tablero y hacer una T para que haga de patas. Las medidas que usé para la hoja de la mesa fueron de 160×40 cm. Las patas las hice de 30 cm. Es algo baja pero la quería así. Si queréis una medida estándar hacedlas de 40 cm de alto.

Para unir las patas marqué en la hoja donde quería posicionarlas, eché cola de carpintero y atornillé desde arriba. Aseguraos de que los tornillos queden a ras de la madera. Posteriormente los taparemos con la masilla así que no os preocupéis si no quedan perfectos.

2.- Preparación de la masilla.

Como veréis más abajo, el color de la masilla es gris porque en vez de tener que pintarla después, decidí tintarla antes de aplicarla.

¿Por qué?  Porque luego quería que quedara pulida la superficie, así apliqué 3-4 cucharadas soperas de pintura de la gama Essential color Beige Arena por cada 4 litros de masilla (lo hice dividiendo la tarrina de 12L en tres partes aproximadamente).

Tenéis que mezclar bien hasta que la masilla quede bien integrada con la pintura.

Ojo, medid bien de no echar mucha pintura porque corréis el riesgo de que la masilla pierda consistencia. Podéis hacer la prueba de coger un pegote y si se queda pegado en la mano está correcto. A esto le llamaremos la «prueba del pegote» 😉.

Hacedlo a vuestro gusto, podéis mezclar más de un color e incluso añadir café molido para dar algo de contraste a la masilla.

3.- Aplicamos la masilla de texturas.

Para la aplicación de la masilla de texturas empecé por la parte inferior con la mesa del revés dejando la base de las patas donde apoyan en el suelo sin aplicar masilla.

Para extenderla use un rodillo y luego para alisar la espátula grande para la hoja de la mesa y la pequeña para las patas. Le di la vuelta a la mesa y repasé la zona por donde había marcado en la masilla con los dedos al coger la mesa para darle la vuelta. Así me ahorraba esperar 24h para que secara y poder enmasillar la parte superior.

En este punto es muy importante saber la forma que deseáis en los cantos de la mesa. Yo quería que tuviera cierta curvatura así que aplique con las manos y guantes puestos en los cantos la masilla y repasé con la espátula pequeña.

La parte superior primero con rodillo y luego espátula grande. Id aplicando pequeñas zonas poco a poco y si observáis que se va secando aplicad un poco de agua pulverizada para que no endurezca rápido.

Tras 24h lijé bien y volví a aplicar una segunda capa para corregir algunas marcas o impurezas. Si os gusta con muchas irregularidades podéis dejarla así pero si queréis un efecto pulido lijad primero con lija de grano 80 o 60 y después otra lijada con grano 180 o 240 (el número indica cuánto más alto el grano de la lija más fino).

4.- Protección de la pieza.

Lo primero que hice fué diluir el barniz con un 40% de agua ya que era un color claro (el color Beige Arena que usé), si no diluimos bien con agua la primera mano con el tiempo puede llegar a amarillear el barniz.

Tras 12 horas de secado, apliqué una segunda y tercera mano diluidas al 20% y al 10% respectivamente.

 

¡Y ya tendríamos lista nuestra mesa efecto piedra!

Si os gusta el efecto mármol travertino podéis aplicar mordidas o marcas en la masilla pasados 15 minutos después de aplicarla con un peine, llana dentada o cualquier elemento punzante y luego pasar la llana a los 20/30 minutos para matar un poco esas marcas.

Podéis ver el efecto en esta otra mesa para haceros una idea:

Si no os sentís con confianza podéis practicar sobre un retal de madera o incluso de cartón para hacer pruebas y así poder ir cogiendo soltura.

Aquí os dejo en Instagram el paso a paso en vídeo para que aprendáis cómo hacer efecto piedra pulida en una mesa o en cualquier otra superficie que os apetezca.

Espero que os encante tanto como nos ha encantado a nosotras.

Nos leemos el miércoles que viene tizadict@s.  😚

¡Feliz semana!

🧡