¡Buenos días tizadict@s!

Sí, sabemos que hoy es festivo pero es que se nos quedó una pequeña parte de nuestro baño pendiente para ponerle el broche de oro y no queríamos esperar dos semanas para enseñároslo.

También sabemos que muchas de vosotras os habéis tirado a la piscina y os habéis puesto manos a la obra con vuestros baños. Nos hace inmensamente felices ayudaros con la inspiración y por supuesto con nuestro asesoramiento en todo el proyecto.

Para las que seáis nuevas por aquí, os dejo lo primero de todo el enlace al blog de la semana pasada donde os explicábamos paso a paso cómo reformar un baño sin obras, concretamente el de nuestro nuevo taller.

Hicimos un cambio de arriba a abajo literal porque pintamos techo, paredes, pusimos papel, arreglamos el suelo con masilla y pintamos los muebles. Peeero, nos faltó algo y ese algo es la puerta de entrada al baño.

Una puerta de metal, oxidada por algunas partes y de un color que nada tenía que ver con los nuevos que le hemos dado a este cuarto de baño.

¿Qué materiales hemos utilizado?

 

Pasos a seguir para pintar una puerta de metal.

1. Preparar la superficie.

Ya sabéis que preparar la superficie que vamos a pintar es uno de los pasos más importantes de todo el trabajo de pintura.

En este caso hemos descolgado la puerta porque era bastante fácil y no queríamos estar tapando todo el papel pintado de alrededor. Podéis hacerlo con ella colgada sin problema.

Con la ayuda de una lija y una espátula le hemos dado a algunas zonas con algunos desconchones y donde la pintura había saltado.

Al ser de metal, si la puerta tiene mucho óxido habría que darle convertidor de óxido y luego una imprimación antioxidante. No pintéis sobre superficies oxidadas porque la pintura saltará antes o después.

Una vez quitadas todas las imperfecciones hay que limpiar muy bien toda la puerta.

Nosotras ya sabéis que vamos con nuestro Superclean al fin del mundo, lo mismo vale para muebles, que para metal que para dejarte el suelo de casa reluciente. Es un desengrasante muy potente y que además actúa sobre esas bacterias que a veces son imperceptibles.

Una vez limpia, aclararemos solo con agua para quitar todos los restos del limpiador que hayan podido quedar.

2. Aplicamos el Primer.

Una vez tenemos la puerta bien limpia, le daremos la imprimación. El Primer que hemos utilizado aquí es el de muebles y azulejos, el normal vamos. A veces os confundís y nos preguntáis si utilizáis ese o el Strong pero este último es solo para utilizar con los productos de la línea Strong.

Bien pues como os decía, daremos el Primer por toda la puerta. Primero recortando las zonas donde no llega el rodillo y después con el rodillo blanco de microfibra.

Así se queda la puerta una vez dado todo el Primer, con los famosos “rodillazos”. Esta es la única parte del trabajo donde no nos deben de preocupar porque es completamente normal.

Como veis hemos pintado el tirador y las bisagras incluidas esta vez.

3. Pintamos.

Para la puerta hemos elegido el mismo color que para las paredes y el techo del baño: el Albahaca. La gama es la Essential ya sabéis y el acabado satinado.

No hace falta ponerle protector porque la Essential es una pintura que ya lo tiene incluido y que, al no ser que sean superficies como mesas de comedor o escritorios donde si recomendamos una mano extra, no haría falta.

Al igual que el Primer, recortamos primero las zonas más pequeñas o donde no llega el rodillo y después continuamos con el rodillo.

Os aconsejamos que la primera mano la deis con el mismo rodillo blanco que habéis dado el Primer y ya la segunda mano con el de espuma azul que es el que deja un mejor acabado.

Aquí os dejo un tutorial sobre pintar puertas que hicimos hace unos meses donde os resuelvo algunas dudas y os detallo como evitar que se queden las marcas del rodillo.

Os he querido subir esta foto para que veáis también como cuando la pintura está aun mojada como estaba aquí, os puede dar la sensación de que se han quedado los rodillazos, pero no os preocupéis porque cuando la pintura seca, se iguala la superficie.

Y aquí la prueba de ello…

👇🏼👇🏼👇🏼👇🏼👇🏼👇🏼👇🏼👇🏼👇🏼👇🏼👇🏼👇🏼👇🏼👇🏼👇🏼👇🏼

¡Ah! mirad que toque de color le dimos también al filo de la puerta con nuestra Essential en color Fuerteventura.

Como el filo de la puerta era negro y no queríamos ponernos a pintarlo ya que habíamos dejado la pared así de estupenda con el papel, le dimos al canto de la puerta con Fuerteventura y es que hace una combinación de color genial.

Creo que este color viene pisando muy fuerte.

Hoy os enviaremos en la newsletter algunos de los colores tendencia en decoración en 2023 y podríamos colocar este color nuestro entre ellos.

Una vez terminado el baño, la semana que viene comenzaremos con nuevos cambios que sabemos estáis esperando.

Gracias por confiar en nosotras tizadict@s.

Gracias por confiar en nuestro trabajo porque lo hacemos con mucho cariño e ilusión.

Y gracias por seguirnos en todos nuestros proyectos.

¡Sois l@s mejores!