¡Hola! Hoy os traigo un tema muy actual, dónde el cuidado del medio ambiente y el ahorro económico van de la mano.

¿Qué hacer con la pintura que nos sobra?

 

¿Cuántas veces nos ha sobrado un poco de pinturas y las hemos guardado en el » cuarto oscuro» como si de un Gremlins se tratara?

¡ Qué la luz y el agua no las toque! ¿ A qué si? Y al final ,nos olvidamos de ella y, con el paso del tiempo nos las encontramos muy bien escondidas pero o  se han estropeado, o el color ya no nos sirve o es tan poquito que no sabemos qué hacer con ellas. Es entonces, cuando nos transformamos en Marie Kondo, arrasamos con todo lo que se pone en nuestro camino y directamente….  Bye Bye, nice to meet you!!

Así que antes de guardarlas para terminar tirándolas, sácales  todo el jugo y ayudemos al medio ambiente. Son muchas las cosas que podemos hacer con esos restitos de pinturas  que nos van sobrando, desde dar un toque de color a ese mueble de serie para personalizarlo, customizar ese capazo que compraste hace unos años o  pintar alfombras!

Nosotras, aprovechando que llega el verano y con él muchas muchas horas donde el reloj no avanza, nos hemos puesto a pintar jarrones, macetas, tarros, etc utilizando la técnica del bicarbonato.

Esta técnica es muy fácil, podéis hacerla tanto con la gama Essential como con la Chalk y convertir ese millón y medios de tarros de cristal, en preciosos jarrones de barro.

Sólo necesitáis bicarbonato, pintura y cachivaches varios para pintar.

PASOS A SEGUIR:

  1. Mezclar la misma cantidad de bicarbonato y pintura. La textura queda granulada, si queremos una textura más áspera agregamos más bicarbonato, si la queremos más finas agregamos más pintura que bicarbonato.

2. Dar la primera mano de pintura. Si veis que necesita una segunda mano  esperar  mínimo una hora entre mano y mano, nosotras esperamos 1 hora, pero tenéis que tener en cuenta que el tiempo de secado depende de la temperatura ambiental,  aquí por ejemplo, ya llevamos días a más de 30ºC y secó rapidísimo.

 

 

 

3.¡TATATACHÁN! ya tenemos nuestros jarrones de «barro».

Es una técnica muy fácil para hacerla también con nuestros peques esos días que, como ya dije antes, el reloj se paró a la 18:23 y necesitan activad y Tú un poco de PAZ!!! después  un manguerazo y todo solucionado.

 

  • Recuerda: si queremos desechar la pintura, se deberá  llevar el recipiente a un punto limpio para que lo desechen correctamente. Lo que no se debe hacer nunca es verter el contenido, sea del tipo que sea, por la tubería o en la naturaleza , ya que puede afectar al sistema de tuberías o al medio ambiente. ¡Buen finde¡

¡ Gracias por leernos !