¡Hola tizadict@s!

Lo primero que os queremos decir esta semana es que mil gracias por la participación en el blog de la semana pasada dónde os dejamos un paso a paso sobre cómo restaurar un mueble antiguo y os pedíamos que nos ayudaseis a elegir los tiradores y, aunque ha estado reñido, los ganadores fueron los tiradores dorados. ¡Trabajo en equipo!

Además, utilizamos una nueva herramienta que fue la pistola con la que aplicamos el Primer. Os decía que una buena forma de familiarizarse con las pistolas de pintura es utilizarlas en los primeros pasos como puede ser la aplicación de la imprimación y, una vez que le cojamos el truco, ir probando con el resto de pasos en nuestro trabajo.

A finales de abril hicimos un directo en IG donde pintamos una de las puertas de nuestras nuevas instalaciones (que están siendo nuestro nuevo conejillo de indias) y además os dejamos el paso a paso en esta entrada sobre cómo pintar puertas.

Bien, pues hoy os traemos una serie de trucos o consejos a tener en cuenta cuando utilizamos pistola y os los vamos a contar precisamente pintando otra de las puertas que tenemos pendientes por la ofi 🤪.

Materiales

Consejos para pintar con pistola

1. Preparación de las puertas.

Descolgar las puertas. Este paso es opcional porque podemos descolgarlas o no, aunque está claro que si las descolgamos el trabajo quedará más uniforme al pintar en horizontal ya sea con rodillo o con pistola. La vez pasada lo hicimos con ellas colgadas pero hoy hemos optado por la otra opción.

Cada opción tiene sus pros y sus contras. Si lo hacemos con ella colgada pues ahorraremos trabajo, necesitaremos menos espacio y no habrá que estar esperando para darle la vuelta; y si lo hacemos con ella descolgada pues si es cierto que necesitaremos más espacio y tendremos que tener más cuidado en su manejo pero a la vez el acabado suele ser más fino.

Quitaremos las manillas y arreglaremos cualquier desperfecto que pueda tener la puerta antes de pintar para que la superficie quede uniforme.

2. Limpiaremos muy bien toda la puerta con Superclean para que el Primer agarre bien. No os saltéis este paso ni penséis que pasando un trapito rápido la puerta queda limpia. La preparación de las superficies yo diría que es la base fundamental de un buen trabajo de pintura.

3. Preparamos la mezcla en un medidor. Nos preguntáis mucho por cuanto agua tenéis que echar y la mejor forma de hacerlo es usar un medidor siguiendo las proporciones de cada producto o, en este caso, de la propia pistola. Nuestro Primer y la pintura Essential se suelen diluir a un 10% de agua de la cantidad que vayamos a utilizar.

4. Encenderemos la pistola un ratito antes de empezar a pintar. Es muy importante que la pistola esté lo suficientemente caliente cuando vayamos a comenzar a pintar porque si no saldrá la pintura de manera desigual en cada disparo.

5. El primer «disparo» con la pistola lo haremos sobre un trozo de papel o de cartón hasta que veamos que sale uniforme.

6. Si vemos que sale desigual la pintura, probablemente habrá un trocito mal diluido que estará obstruyendo la boquilla y tendremos que retirarla con ayuda de un alfiler.

7. La distancia entre la pistola y la superficie a pintar tiene que ser de aproximadamente una cuarta ya que si lo hacemos mas alejados la pintura llegará relativamente más seca quedando así rugosa y, si nos acercamos mucho, pueden quedar goterones especialmente si pintamos las puertas sin quitarlas o en el caso de los marcos que no se pueden descolgar de ninguna manera.

8. Con la pistola se puede regular el caudal del producto. Comenzaremos en el medio de las posiciones e iremos regulando el caudal según veamos que la pistola dispara bien la pintura o necesita más fluidez.

9. En cada trazada hay que soltar el gatillo, no se puede hacer todo del tirón. Iremos de lado a lado soltando al cambiar de dirección (derecha-izquierda). Así evitaremos sobre calentar la pistola y que nos arruine el trabajo.

10. Siempre que terminemos de pintar limpiaremos la pintura inmediatamente para no dar opción a que se seque dentro. Llenaremos el depósito limpio con agua y pulverizaremos hasta que salga el agua clara.

A tener en cuenta:

  • Es preferible dar 4 manos de pintura finita que 1 gruesa y recordad que el Primer, independientemente de que se dé con rodillo o pistola, se queda como «desigual». No os asustéis ni os penséis que lo estáis haciendo mal.

  • Estad pendientes de como va quedando la pintura sobre todo si lo hacéis con las puertas colgadas para evitar que según vaya secando vaya descolgándose la pintura. En el caso de que os paséis un poco de echar pintura, con la ayuda de un rodillo o brocha lo extendéis bien antes de que seque como hacíamos la semana pasada con el mueble.

  • Protegeremos toda la pared y superficie de alrededor de los marcos con abundante papel porque la pistola mancha bastante.

  • Dejaremos secar bien antes de ponerle la manilla a la puerta.

No os preocupéis si algo os ha quedado en el aire porque haremos un vídeo pronto para que veáis como pintar con la pistola y así resolveros las dudas que os surjan. Podéis dejárnoslas en comentarios.

La verdad es que con la pistola se hace muy rápido y para zonas como por ejemplo los marcos, que suelen tener relieve, queda muchísimo mejor que con la brocha.

Espero que estos consejos para pintar con pistola os ayuden en vuestros trabajos. Poco a poco iremos utilizando esta herramienta en otros tipos de trabajo para que veáis diferentes usos y acabados que se pueden hacer con ella.

Feliz semana.

💚