“Gema, ya tengo la idea pero ahora…¿cómo elijo los colores que le van bien a mi dormitorio?”
«Chicas, tengo un dormitorio muy pequeño y me da miedo meter la pata con el color de la pintura»

 

Estas han sido las preguntas del millón de esta semana tras leer el blog de la semana pasada donde os daba ideas para decorar la pared de los cabeceros de vuestros dormitorios.

 

Es un hecho que los colores son capaces de transmitir sensaciones como alegría o tristeza. Algunos nos hacen sentir tranquilos, en paz, relajados mientras que otros nos suben el estado de ánimo. Así hay colores que nos transmiten frío y otros calor. Esta percepción obviamente varía entre cada persona pero es cierto que hay unas «bases» un poco universales por las que regirse de manera general a la hora de elegir los colores para paredes y techos de nuestras estancias.

Y como a parte del gusto de cada una hay que tener en cuenta varios factores a la hora de elegir el color, yo os voy a dar algunas pautas que os van a ayudar a ver más clara esa elección.

Luz natural y artificial

Debemos fijarnos en la orientación que tenga el dormitorio, si está orientado al sur quiere decir que recibirá bastante luz natural a lo largo del día y eso nos permitirá utilizar quizás colores más fríos que sí está orientado al norte y simplemente tenga claridad pero no mucha iluminación natural, entonces optaremos por colores más claros y cálidos.

Colores cálidos vs fríos

Os explico brevemente la diferencia entre colores fríos y cálidos, que como su propio nombre indica, se refiere a la sensación que te dan. Es cierto que, con algunos colores puede haber controversia dependiendo de la tonalidad como por ejemplo puede ser un rosa que es un color frío pero podemos encontrarlo en color Nude que clasificaríamos como cálido. Pero en general, aquí os dejo el círculo cromático para que os hagáis una idea.

Fuente: Pinterest

Los colores fríos como el azul, el morado o el verde transmiten sensación de temperatura baja, de noche, de invierno. Nos aportan una dosis de relajación, calma, serenidad. Cuando los aplicamos en una pared hacen el efecto en ella de profundidad, como si la pared se alejase. Aunque es cierto que estos colores pueden hacer parecer el dormitorio más pequeño.

Fuente: Pinterest

Sin embargo los colores cálidos como el naranja, rojo o amarillo nos teletransportan al color del fuego, al calor, al verano. En este caso la sensación que transmiten es la amplitud, la de luminosidad. Suelen ser utilizados como base con prácticamente cualquier estilo de decoración. Tenemos desde los blancos roto, pasando por los tonos tierra, mostazas y anaranjados y, por supuesto, rojos.

Fuente: Pinterest

 kao

Color del suelo

Otro elemento a tener en cuenta a la hora de elegir el color de las paredes es el tono que tenga el suelo.

Si tu suelo es claro, tienes la ventaja de que puedes elegir prácticamente cualquier color para el resto de elementos del dormitorio porque el punto de luz ya está ahí. No importa si te gustan los colores intensos porque puedes permitírtelo con un suelo así.

Fuente: Pinterest

Justo el caso contrario si tu suelo es negro o muy oscuro. Tendrás que apostar por tonos claros en paredes, utilizando como mucho algún gris u otra tonalidad pareja del negro.

Fuente: Pinterest

Si son superficies de imitación a cemento o pulidas, típico del estilo industrial, entonces le van genial los tonos azules o grises oscuros.

Fuente: Pinterest

Los suelos de color madera o parquet, predominantes en estilos nórdicos, nos invitan a elegir colores cálidos en paredes como blanco roto o beige. Pero también son ideales para combinar con el mobiliario en la misma terminación de madera e introduciendo a la vez un color dominante en pared provocando así una armonía total entre elementos. Si además le añadimos la ropa de cama como punto extra de luz; tendremos un resultado realmente bonito.

Fuente: @arquitecturaydiseño

Fuente: Pinterest

Forma y tamaño de la habitación

Ahora que ya tenemos decidido el color, tendremos que ver en qué zonas pintar dependiendo del efecto que queramos o que nuestro dormitorio necesite.

Si la estancia es pequeña siempre es mejor elegir colores claros porque son los que dan una mayor sensación de amplitud, de luminosidad. Al igual que si la habitación tiene forma irregular, en ese caso optaremos además de por colores claros, por usar un mismo tono, es decir, no crear demasiado contraste en paredes. Pero aquí os traigo unas viñetas para que os hagáis una idea de manera más visual de los efectos que hace la pintura dependiendo de la pared en la que la apliquemos:

 

Esta primera opción es perfecta para las que tenéis suelos oscuros como os decía más arriba porque al pintar paredes y techos en el mismo color, la habitación parecerá más ancha y mas alta.

 

 

 

Si tienes un dormitorio muy ancho, es decir, la pared del cabecero es muy grande pero hay poco espacio entre ésta y la de en frente, ganaréis profundidad si pintáis las paredes de los lados de un color más oscuro.

 

 

 

Si estáis buscando espacio, una idea muy sugerente es la de pintar la pared frontal del mismo tono que el suelo dejando el resto de paredes blancas o en tonos claros. Yo lo recomiendo mucho para dormitorios.

 

 

 

Si, por el contrario, utilizáis para la pared frontal la misma tonalidad de pintura que en el techo, el dormitorio parecerá más ancho pero sacrificaréis la profundidad. Esto viene genial para dormitorios estrechos y alargados.

 

 

 

Si tenéis techos altos, podéis utilizar colores más fuertes en techo y suelo. Esto le restará visualmente algún centímetro de altura al techo pero conseguirá hacer un espacio más ancho.

 

 

 

Si por el contrario, tus techos son bajos y quieres «hacerlos crecer», puedes meter colores más vivos en las paredes y dejar el techo en blanco. Perderás anchura y profundidad pero, a cambio, obtendrás una sensación de mayor altura.

 

 

¿Cómo hacer que el dormitorio se vea más grande?

Para terminar el blog de esta semana os voy a dejar algunos tips generales para hacer que vuestros dormitorios pequeños parezcan más grandes:

  • Cama y colchón bajos. Si el dormitorio es pequeño o tiene el techo bajo, la altura de la cama juega un papel bastante significativo en el efecto visual por lo que es recomendable ponerla baja.
  • O cabecero o cuadro. Hay que tender al minimalismo y en especial en la pared principal que es la del cabecero. Si la cama tiene cabecero dejaremos el resto de pared libre, sin adornos. Si no, podemos poner uno o varios cuadros haciendo esa función.
  • Ropa de cama lisa. Los edredones, cojines y demás ropa de cama es aconsejable que sea lo más lisa posible, sin demasiada geometría o texturas.
  • Espejos. Es el elemento de decoración que más sensación de profundidad da. Reflejará los colores de la habitación así como la luz directa que reciba. Podemos colocarlo encima de la cómoda, apoyado en la pared, pegado en la puerta del armario o colgar unos cuantos pequeños encima de la cama que además es super tendencia esta temporada.
  • Cortinas ligeras y en colores claros al ser posible. No es la misma sensación la que da una cortina de terciopelo que la que da un visillo. Si la habitación es pequeña cuanto más liviana sea la tela de la cortina mejor. Otra opción es poner un estor.
  • Colores discretos. Minimalismo de nuevo también en colores pero con un toque de color en elementos tipo cojín, jarrón o lámpara.
  • No utilices lámpara de pié, mejor en techo y en las mesillas o cabecero.

 

**Todos estos trucos y consejos de color en cuanto a si tiene buena entrada de luz natural, color del suelo, tamaño, forma de la habitación… son totalmente aplicables al resto de estancias. En este caso os he puesto ejemplos de dormitorios porque venía al hilo de la semana pasada como os decía arriba pero no os preocupéis que iremos haciendo un repaso al resto de la casa. 😇

Bueno tizadict@s espero ayudaros un poco con estas nociones básicas a la hora de elegir los colores para nuestros dormitorios así como con los consejos para ayudar a hacer visualmente más grande un dormitorio pequeño.

Nos vemos la semana que viene, en el mismo sitio y a la misma hora 😉

¡Feliz semana!

Gema